AFTEROFFICE
deportes

América, campeón del futbol mexicano

Las Águilas del América derrotaron este domingo en la cancha del Estadio Azteca 3-0 a unos inoperantes Tigres de la UANL, para ligar su doceavo campeonato. El cuadro capitalino se convirtió en el equipo más ganador del futbol mexicano, y supera así a su acérrimo rival, Chivas Rayadas del Guadalajara.
Redacción
14 diciembre 2014 20:15 Última actualización 14 diciembre 2014 21:31
América derrotó a los Tigres con marcador global de 3-1. (Cuartoscuro)

América derrotó a los Tigres con marcador global de 3-1. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO- En una accidentada final, América se recuperó del revés en la ida, para vencer 3-0 a (Global 3-1) a Tigres de la UANL, que se quedaron ocho hombres, y conquistar el título del Torneo Apertura 2014 de la Liga MX, que se disputó en el estadio Azteca.

Los goles del campeonato fueron obra del ecuatoriano Michael Arroyo, al minuto 36, del paraguayo Pablo Aguilar, al 61, y de Oribe Peralta, al 77. Con esto, el cuadro capitalino se convirtió en el equipo más ganador del futbol mexicano al llegar a 12 y superar así a su acérrimo rival, Chivas Rayadas del Guadalajara.

Más allá que el marcador dice que el triunfo fue avasallador, el trámite no fue nada sencillo para América, que saltó a la cancha decidido, primero a lograr el empate y después a darle la vuelta, frente a un Tigres que salió muy nervioso, carente de personalidad, dispuesto sólo a defenderse, al mejor estilo de su técnico.

Más allá de que tenía el balón, el cuadro de Coapa no era claro al frente y la desesperación parecía que se empezaba a apoderar de ellos, a lo que el rival le sacó jugo al empezar a copar mejor la media cancha.

Cuando la visita parecía tener más controlado el partido, Álvarez tocó mal un balón y Arroyo aprovechó para robarlo y enfilar al área, donde se quitó a Hugo Ayala y con poco ángulo sacó un disparo fulminante que se coló pegado a poste derecho, para lograr el empate global, al minuto 36, y así irse al descanso.

Tigres ya no tenía ventaja que defender, por ello no podía regalarle tanto espacio a las Águilas, por lo que el técnico brasileño Ricardo Ferretti decidió el ingreso del argentino Emmanuel Villa, en lugar de Édgar Gerardo Lugo.

El momento, sin embargo, estaba del lado de América, que tras una gran salvada de Guzmán a remate de Oribe Peralta, logró el segundo tanto y así le dio la vuelta a la pizarra. Todo se originó en el cobro de un tiro libre por izquierda al área por la derecha, donde el paraguayo Pablo Aguilar se levantó para conectar un gran cabezazo, que techó a Guzmán para introducirse en el fondo de las redes.

La noche se le vino a la visita, que se quedó con un hombre menos por la expulsión del recién ingresado Dario Burbano, quien cortó una jugada clara de gol de Miguel Layún al minuto 64 y dos minutos después, Álvarez perdió la cabeza al intentar golpear a un jugador de América, para dejar con nueve a su equipo. Ya con unos Tigres entregados, el guardameta Guzmán dejó con ocho a su escuadra en una decisión un poco rigorista, aunque apegada al reglamento, al ganarse la segunda tarjeta amarilla, al minuto 71.

Con tres hombres más, los americanistas sabían que el título era suyo, pero quisieron estar seguros y lograron el tercer gol en una jugada en la que Juan Carlos Valenzuela le bajó el balón a Oribe, quien de derecha prendió un remate pegado al poste derecho y así batir a Enrique Palos, al minuto 79.

El resto fue de trámite, pese al “corazón” de Tigres la historia estaba escrita, la cual fue redactada por un América que fue mejor en la cancha, algo que se combinó con la desesperación del rival, que no supo qué hacer al verse alcanzado en el global.