AFTEROFFICE
deportes

Alexa Moreno, una gimnasta valiente y tenaz

Con sus padres como principales impulsores de su carrera, ni la falta de apoyo ni las críticas han logrado que Alexa Moreno sea una de las mejores gimnastas del país. Desde los 3 años se dedica a la gimnasia y prácticamente nada la ha detenido.
Eduardo Bautista
28 agosto 2016 20:46 Última actualización 29 agosto 2016 5:0
Como muchos otros atletas mexicanos, ha progresado gracias a sus padres. Fueron ellos quienes mantuvieron su carrera en la gimnasia. (Especial)

Como muchos otros atletas mexicanos, ha progresado gracias a sus padres. Fueron ellos quienes mantuvieron su carrera en la gimnasia. (Especial)

Desde los 3 años se dedica a la gimnasia y prácticamente nada la ha detenido. Ni los comentarios ofensivos en su contra ni las lesiones. En julio de 2015 sufrió un accidente mientras practicaba su rutina de barras asimétricas. El resultado: dos pómulos rotos y una contusión cerebral. Faltaban tres meses para el Campeonato Mundial de Glasgow. El riesgo de no clasificar a Juegos Olímpicos estaba sobre la mesa.

Pero Río 2016 era la meta que Alexa Moreno se había trazado años atrás y no pensaba virar su camino. De manera sorprendente se recuperó en menos de 90 días. Confiesa que sintió mucho miedo, pero la gimnasia no es un deporte para cobardes. Entrenaba con dolor; siempre tenía una lesión, una molestia, algo que le recordaba que su cuerpo había llegado al límite.

Además, esta chica de 22 años originaria de Mexicali también ha sido víctima de la mala organización de las autoridades deportivas del país. Para su preparación rumbo a Río había solicitado un caballo de gimnasia, pero la Conade se lo envió una semana antes de que arrancara la pasada justa veraniega.

“Existe la intención de ayudar, pero los tiempos en los que llega el apoyo no siempre son los adecuados. Yo había pedido mi caballo con ciertas medidas para adaptarme poco a poco a los aparatos de Río y no sufrir ese choque tan fuerte”, comenta Moreno, quien concluyó su participación olímpica en el lugar 12 en salto de caballo y 31 en el All-Around.

ALEXA MORENO
Fecha y lugar de nacimiento: 8 de agosto de 1994, Mexicali, Baja California
Estatura: 1.47 metros
Peso: 45 kilogramos
Juegos Centroamericanos y del Caribe: 2 (Mayagüez 2010, oro por equipos; Veracruz 2014, oro por equipos).
Mundiales: 3 (2011, 2013 y 2015)
Juegos Olímpicos: 1 (Río 2016)

Alexa ha vuelto a casa con su familia para retomar sus estudios. Quiere ser arquitecta como su padre. Actualmente cursa el séptimo semestre de la carrera en la Universidad del Valle de México de Mexicali. “Creo que puedo combinar la escuela con el alto rendimiento. La verdad, tengo muchas ganas de ir a Tokio 2020, pero hay que volver a comenzar el ciclo. En el deporte nunca hay tiempo para el reposo”.

Como muchos otros atletas mexicanos, ha progresado gracias a sus padres. Fueron ellos quienes mantuvieron su carrera en la gimnasia. Los apoyos gubernamentales llegaron después, cuando comenzó a adquirir cierto renombre en competencias nacionales. Su madre da clases de campismo y juegos tradicionales. Ha sido ella una de sus principales motivaciones para seguir en el deporte.

“Desde pequeña mis papás estuvieron muy al pendiente. Hubo momentos bastante difíciles. No teníamos mucho apoyo porque apenas iba empezando. Para llegar a la distinción fue un trabajo duro. Ya que se empiezan a dar los resultados te voltean a ver”, comparte.

Hoy Alexa Moreno cuenta con una beca del CIMA y otra del Instituto del Deporte de Baja California. Es la gimnasta más reconocida del país y hace un llamado a las autoridades para mejorar la infraestructura de la disciplina en todo el país: “Hay muy pocos gimnastas de alto nivel en México. En la rama femenil somos unas siete u ocho, pero ojalá hubiera muchas más. Lo que hace falta es difusión, que la gente conozca más de nuestro deporte. También se necesitan gimnasios con buenas condiciones en todos los estados. Yo he entrenado en Mexicali y en Tijuana”.

El norte de la República es tierra fecunda para la gimnasia. Daniel Corral, el otro representante mexicano en Río de Janeiro, es oriundo de Ensenada. Vivir cerca de la frontera les ha permitido competir en Texas o California, donde el nivel es mucho mayor que en México.

“Necesitamos más infraestructura y desarrollo. La gimnasia va creciendo poco a poco, pero aún falta experiencia en participaciones internacionales, tanto a los atletas como a los entrenadores. A los gimnastas del Centro o Sur del país les cuesta más trabajo viajar a Estados Unidos”, sostiene Moreno.

Sobre las ofensas que recibió en redes sociales durante su participación en Río asegura que las ha hecho un lado, aunque admite que sí la afectaron en su momento. Prefiere quedarse con los comentarios positivos, el aliento de sus amigos, de sus padres, de sus dos hermanos y de su entrenador. “El tema ha quedado cerrado para mí”, asegura.