AFTEROFFICE
culturas

Alex Skolnick, virtuoso guitarrista capaz de ir de un género a otro 

El metalero, quien dará una conferencia en el marco de Sound: Check Xpo, en el WTC, la próxima semana entrará al estudio para grabar lo que será el primer álbum de Planetary Collission.
Myrna I. Martínez
31 marzo 2014 22:58 Última actualización 01 abril 2014 5:0
La primera vez que vino a la ciudad con su trío de jazz, en 2012, el auditorio Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes se llenó de metaleros. (Braulio Tenorio)

La primera vez que vino a la ciudad con su trío de jazz, en 2012, el auditorio Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes se llenó de metaleros. (Braulio Tenorio)

No conforme con trasladar clásicos del metal al jazz y de andar de gira con su banda de thrash metal Testament, el veterano guitarrista Alex Skolnick planea un nuevo proyecto acústico de world music.

El metalero, quien mañana dará una conferencia en el marco de Sound: Check Xpo, en el WTC, la próxima semana se internará al estudio para grabar lo que será el primer álbum de Planetary Collission, acompañado de músicos invitados de Nueva York, México, Cuba, Palestina, China y Grecia.

Este proyecto es tan sólo una pequeña muestra de que Alex Skolnick es un músico capaz de ir de un género a otro y de juntar en un mismo recinto a grupos de melómanos disímbolos como son los metaleros y los jazzeros.

La primera vez que vino a la ciudad con su trío de jazz, en 2012, el auditorio Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes se llenó de metaleros con largas matas y playeras de Testament, algo nunca antes visto en ese recinto.

El músico comenta que la experiencia fue tan grandiosa, que este año regresará al DF con ellos, y también espera presentarse con su nuevo proyecto de world music.

-Este disco es uno de los proyectos más deseados del ex pupilo de Satriani, y espera que en verano salga a la luz este proyecto.¿Cómo se inició Planetary Collision?
"Hace un par de años tuve la oportunidad de tocar en el Make Music Fest de Nueva York. Cuando llegué, resulta que mi trío estaba fuera de la ciudad, así que pensé en hacer un acústico, busqué músicos y encontré a unos neoyorquinos grandiosos, un gran violinista, un gran percusionista. Fue una gran experiencia. Después se añadieron invitados especiales de diferentes partes del mundo y añadimos unos tracks, el disco lo grabamos en una semana y espero que salga a la venta en julio".

Platíqueme de los músicos invitados, ¿cómo llegó a ellos?
"Hace unos años colaboré con Rodrigo y Gabriela en el disco 11:11 e hice unos shows con ellos; después toqué con el trío Jourban de Palestina; son unos músicos increíbles, y hablamos de hacer algo juntos. Luego conocí a Jennifer Hernández, es un gran músico de Cuba, toca los teclados y también le gusta el metal, su padre es Horacio El Negro Hernández (baterista), hablé con ellos y les interesó este proyecto. Todas las piezas se fueron juntando".

-¿A qué suena su guitarra en world music?
"La música está inspirada en música de la India, América, y mi forma de tocar en Paco de Lucía, Django Reinhardt y John McLaughlin, tiene esa clase de guitarra, de sonido tradicional con mucha energía".

-Este año regresará a México con su trío de jazz,¿cómo elige las piezas?
"Hay algunas canciones que encajan en el rango del metal al jazz; algunas no funcionan, las que encajan tienen una melodía muy clara. También trato de elegir piezas que representen a cada grupo, como Detroit rock city de Kiss o Goodbye to romance de Ozzy Osbourne, que funcionan muy bien, hay gente que no las conoce y las escucha en jazz y les encanta la melodía, sin saber que vienen del hard rock y del heavy metal".

¿Qué tan complicado es llevar una canción del metal al jazz?
"La complicación es cambiar el ritmo, la improvisación requiere diferente tipo de ritmo, a veces tenemos que cambiar la melodía un poco para hacer que funcione. También hay acordes en hard rock y en el heavy metal que son muy simples, tenemos que hacerlos más elaborados; en el jazz le llamamos rearmonización, tomar una armonía y hacer una nueva con un nuevo ritmo y nuevos tipos de acordes".

-Al ser un músico experimentado en el rock, ¿cuál es el reto de improvisar?
"Tienes que crear música en el momento, es muy interesante, tocas como nunca lo habías interpretado antes; es lo opuesto al heavy metal,donde piensas en hacer el sonido acercándose al original, en el jazz no tienes control, tienes buenas noches y malas noches el reto es tener muchas buenas noches, tocar algo que sea interesante para ti y para la audiencia. El reto es mantener el balance entre estas cosas".

-Diferencias entre esos dos proyectos...
"En el jazz de alguna manera es como un trío de piano, es impresionante la cantidad de colores que puedes sacar de un instrumento, y cuando tocas en una banda como Testament, se trata de un solo instrumento; tengo momentos solo, pero también se trata de la voz, de las guitarras rítmicas, todo es en torno a una canción, el solo es el soporte, cuando toco en mi trío, todo gira alrededor de la guitarra, se vuelve más grande".

¿Y cómo se nutren ambos géneros?
"El conocimiento que me ha dado el jazz de la música, de las armonías y de los patrones me ha servido para componer en Testament, ahora tengo mayores posibilidades de crear música, y en el trío de jazz me da la convicción y la energía del rock".

-En la expo Sound: Check, ¿qué experiencia vas a compartir?
"Es mi primera vez en una de estas expos en México, estoy emocionado porque es una buena oportunidad de ir más allá de la música. La música es un lenguaje, a veces es divertido hablar sobre ella, exponer y compartir. Voy a hablar de cómo empecé a tocar guitarra, de cómo me volví serio al respecto. Hablaré del camino de empezar a tocar, grabar, hacer tours y un poco de la técnica. No quiero hablar mucho de técnica, para que los que no son músicos también disfruten la conferencia.

-Por cierto, nos quedamos con las ganas de verlos en el Hell & Heaven Fest, ¿cuál fue su sentir al respecto?
"Siempre es grandioso venir a México, es de esos países con pasión y que aman el trash. Sentimos mucho que se haya cancelado el festival, todavía no entendemos por qué, nos explicaron un poco, pero somos músicos, no entendemos de política. Es triste, la música no debe ser objeto de una pelea de políticos, ni a nosotros ni a la audiencia nos interesa, y todos fuimos afectados. Fue como estar en un bar donde dos tipos tienen una pelea y todos los demás salen lastimados, pero nadie tuvo que ver con esa pelea y nadie supo por qué están peleando".