AFTEROFFICE
culturas

Alemania inaugura monumento a víctimas
de los nazis

El memorial es para más de 200 mil personas con discapacidad física y mental asesinadas por los alemanes por considerar que su vida no valía nada. Más de 70 mil personas fueron exterminadas en cámaras de gas en operaciones que los nazis nombraban "T4".
Agencias
02 septiembre 2014 15:2 Última actualización 02 septiembre 2014 19:3
Decenas de miles más fueron exterminados usando métodos como inyecciones y hambruna. (AP)

Decenas de miles más fueron exterminados usando métodos como inyecciones y hambruna. (AP)

BERLÍN.- Alemania inauguró un monumento que consiste en un panel de cristal azul de 24 metros de largo que está afuera de la sala de conciertos de la Filarmónica de Berlín, cerca de los monumentos a las víctimas judías del holocausto y de los homosexuales y gitanos que murieron a manos de los nazis, y que fueron inaugurados en la última década.

La ministra de Cultura de Berlín, Monika Grütters, dijo que “el memorial nos confronta hoy con la horrible ideología nazi, que se permite evaluar una vida como útil o no útil”. El muro de cristal está donde había una villa desde donde se coordinó el asesinato de pacientes de hospitales y psiquiátricos. Más de 70 mil personas fueron exterminadas en cámaras de gas en operaciones que los nazis nombraban "T4", en referencia a la dirección del edificio, Tiergartenstrasse 4, en 1940 y 1941.

Aquí se vio "una tecnología probada e implementada por primera vez en los indefensos, enfermos y gente discapacitada, un experimento para todos los programas nazis que siguieron de erradicación masiva", dijo Sigrid Falkenstein, cuya tía Anna Lehnkering fue esterilizada y luego asesinada.

Decenas de miles más fueron exterminados usando métodos como inyecciones y hambruna, y los enfermos mentales eran blanco de las unidades de la policía secreta nazi en los países invadidos. Se calcula que el número de discapacitados físicos y mentales que murieron por los programas de eutanasia nazi ascendió a entre 200 mil y 300 mil.

El memorial, que incluye información en audio y video sobre el programa y sus víctimas, enfrenta a los visitantes "con una forma de pensar que presume juzgar el valor de las vidas individuales", explicó Gruetters.

Agregó que el programa de eutanasia también se benefició de una "deformación del sentido moral que llevó a mucha gente a pensar que matar a enfermos y discapacitados era un acto de misericordia y éticamente legítimo".