AFTEROFFICE
culturas

Ai Weiwei sale de su país por primera vez en 4 años

El artista y disidente chino llegó hoy a Múnich para visitar a su hijo, Ai Lao, que reside en esa ciudad alemana. Su pasaporte había sido confiscado hace cuatro años por las autoridades de su país. Gran Bretaña le otorga visa limitada.
Agencias
30 julio 2015 17:1 Última actualización 30 julio 2015 17:5
Su hijo Ai Lao, reside en la ciudad alemana de Múnich. (AP)

Su hijo Ai Lao, reside en la ciudad alemana de Múnich. (AP)

El artista y disidente chino Ai Weiwei llegó hoy a Múnich para visitar a su hijo, Ai Lao, que reside en esa ciudad alemana. Su pasaporte había sido confiscado hace cuatro años por las autoridades de su país.

Por otro lado, la embajada británica en Beijing restringió la visa para el artista aduciendo que no declaró que tenía una condena penal, una afirmación que su abogado cuestionó. La carta que envió la embajada al artista el miércoles dijo que éste había solicitado una visa de negocios por seis meses, pero que la visa había sido restringida a las fechas de viaje solicitadas debido a que había presentado una declaración falsa.

"Figura en los registros públicos que usted ha recibido una condena penal en China y no lo ha declarado", escribió un encargado de visas. "Excepcionalmente se ha decidido concederle autorización de ingreso para las fechas declaradas de viaje al Reino Unido".

La carta parece referirse a un caso impositivo en el que su compañía fue multada, poco después que el mismo Ai Weiwei fue detenido por motivos no especificados. También ha sido investigado en relación con cargos delictivos pero no fue instruido de cargos. Él y sus partidarios sostienen que ha sido perseguido por sus críticas a las autoridades en esta nación autoritaria.

Uno de sus abogados, Liu Xiaoyuan, dijo que el caso impositivo era una cuestión administrativa y no penal. "La investigación policial de supuestos delitos no constituye un registro penal. La multa de la autoridad impositiva es un castigo administrativo y fue contra su compañía y no contra él".

El artista chino está autorizado a visitar Gran Bretaña durante tres semanas a partir del 9 de septiembre. Planea asistir a una exhibición de sus obras en la Real Academia de Arte.