AFTEROFFICE
buena vida

Hoy, comienza tu fin de semana

Coctelería sofisticada, buena cocina y con los amigos son razones suficientes para armar el 'after work'. Las combinaciones de frutos, jugos y destilados son amplias.
Lizbeth Hernández
25 enero 2017 20:44 Última actualización 26 enero 2017 5:0
(Especial)

(Especial)

Para escapar de la rutina de trabajo sólo hace falta decisión. Cambiar las tardes de entre semana atorado en el tránsito vehicular por la convivencia con amigos o compañeros de trabajo en un ambiente más relajado es una mejor opción.

Importados de la cultura anglosajona, los after work tienen su auge en Londres y Nueva York. El concepto incluye dos ingredientes fundamentales: buena coctelería y buena comida.

LAMPUGA
La cocina del mar sedujo al chef Emmanuel Zúñiga hace más de 20 años. Además de los pescados, el pulpo se ha convertido en su ingrediente distintivo. La cocina mediterránea y el picante se encuentran en su propuesta gastronómica que ahora inaugura una oferta más tranquila.

1
  

  

Lampuga

“Para escapar un rato de la realidad política y económica de estos días hace falta relajarse. Diseñamos un menú para picar, pero en todo momento está disponible nuestra carta habitual para ordenar”, comenta.
Los ceviches y las tostadas son infaltables, pero también se encuentran opciones como las croquetas de jamón serrano y las quesadillas de camarón.

Los verdaderos reyes de las tardes son los cocteles. Las combinaciones de frutos, jugos y destilados son amplias. Hay tragos con tequila, mezcal, vodka, whisky, ginebra y vino. De las 17:00 a las 21:00 horas, de lunes a viernes, toda la coctelería y algunas marcas de licores están al dos por uno. Los precios varían entre 85 y 140 pesos.

“Por el momento sólo está disponible en la sucursal Roma, a finales del mes entrante estaremos ampliando la oferta de destilados en las sucursales de Polanco y Condesa”, explica.

Entre los tragos más pedidos están: Jamaica con serrano, que tiene además de ese par de ingredientes, licor Ancho Reyes y se puede servir con mezcal o tequila; el Toronja Spearmint lleva cítricos, albahaca, canela y ginebra; y la Infusión con pepino tiene tomillo, naranja y agua tónica.
Roma: Álvaro Obregón 120, Cuauhtémoc Condesa: Ometusco 1, Hipódromo Condesa.
Polanco: Anatole France 78, Polanco.

1
  

  

Alipús

ALIPÚS
Sirve cocina tradicional mexicana. Además de la amplia oferta de festivales gastronómicos que tienen durante el año, en su carta resaltan los sabores oaxaqueños, comida que mejor marida con el mezcal, su producto insignia. La creación de los platillos es del chef Adolfo Schwalge, que enaltece un ingrediente: el chapulín. Está presente en el guacamole, en los tacos oaxaqueños que llevan hoja santa, quesillo, cebolla y jitomate, y en la hamburguesa, que tiene carne de tasajo, de res, chorizo, vegetales y queso chihuahua. Las tlayudas son lo más pedido, pero para quien desee platos más complejos tienen pulpo, pescado y carne de res.

“Lo que nutre a un cocinero de ideas es viajar y experimentar, así es como he logrado mis mejores platos. En febrero tenemos un festival de tamales, en el que vamos a tener opciones de Chiapas”, refiere.
Se servirán tamales de cambray, rellenos de costilla de cerdo, huevo y chile ancho; de cazuela con pierna de cerdo y guajillo, y el de queso de Ocosingo.

La mayoría de los mezcales que se sirven se hacen en Oaxaca. Cada uno tiene su propia complejidad, sus sabores son distintos dependiendo de la zona y de la mezcla que logra cada maestro mezcalero. El vuelo de mezcal, que es una batería de cinco copas por 200 pesos, es la mejor manera de descubrir qué selección le gusta más. Para los conocedores de la bebida se ofrecen etiquetas de edición especial de Los Danzantes, Alipús y Real Minero, destilado en barro.

En sus propuestas de tragos destacan, además, Beso de Sabina que tiene zarzamora, refresco de limón, romero y mezcal; y el coctel de barro con cítricos, granada, limón, sal de gusano y mezcal.

Condesa: Aguascalientes 232, Hipódromo Condesa