AFTEROFFICE
deportes

Adrián González, un beisbolista de gran corazón para ayudar

La faceta más importante del beisbolista de los Dodgers de Los Ángeles está fuera del diamante y de los reflectores. En 2009, el primera base formó The Adrian & Betsy Gonzalez Foundation, en San Diego, California, a través de la cual apoya a niños y jóvenes de escasos recursos en deporte, educación y salud.
Axel Beissner
03 febrero 2015 22:4 Última actualización 04 febrero 2015 5:0
El beisbolista mexicano Adrián González tambien trabaja en pro de los más necesitados. (Archivo)

El beisbolista mexicano Adrián González tambien trabaja en pro de los más necesitados. (Archivo)

A pesar de ser el deportista mexicano mejor pagado (21 millones de dólares anuales) en la actualidad, ganador del Premio Nacional del Deporte 2014 en la categoría profesional, máximo impulsor de carreras de Grandes Ligas en la temporada pasada, la faceta más importante del beisbolista de los Dodgers de Los Ángeles está fuera del diamante y de los reflectores. En 2009, el primera base formó The Adrian & Betsy Gonzalez Foundation en San Diego, California, a través de la cual apoya a niños y jóvenes de escasos recursos en deporte, educación y salud.

___ ¿Cuál es el proyecto?
___ En deporte ayudamos a restablecer campos o parques, limpiarlos, poner aparatos de gimnasio para que los jóvenes puedan ir a correr, hacer pesas, ejercicio, y también ayudar con equipo. En salud estamos unidos con una organización muy grande que es PADRES Contra El Cáncer, que ayuda no solamente a los niños o jóvenes enfermos, sino a las familias. También estamos ayudando al hospital de San Diego a encontrar una forma de vacuna o un antibiótico contra la bacteria MRSA, que causa muchas debilidades o hasta la muerte. Ya nos unimos con dos orfanatorios en Tijuana; empezamos con ayuda de dinero para que tengan todo lo necesario para estar al tanto en todo lo que necesitan. El siguiente paso con ellos va a ser ayudarles con la administración y cómo seguir adelante, mejorar, crecer para ser orfanatorios de alta calidad. En educación tenemos becas para jóvenes del sur de California para que vayan a la universidad. Ahorita tenemos 37; a cada uno se le da una beca por cuatro años mientras que tenga sus calificaciones a cierto nivel. Si necesitan ayuda de alguien, se les consigue, no es nada más “toma el dinero y vámonos”. Desde hace dos años estamos viendo cómo traernos esas becas a México.

___ ¿Crees que deportistas profesionales mexicanos se deberían involucrar más en ese tipo de causas?
___ No es que “tienes que hacerlo”, a cada quien le nace de corazón. A mí me nace porque mi esposa y yo siempre, desde que andábamos de novios, lo platicábamos; para nosotros Dios es muy importante y Dios dice que hay que dar más de lo que hay que recibir.

___ ¿Por qué le cuesta tanto a los beisbolistas mexicanos llegar a Grandes Ligas?
___ Hay muchas razones. La número uno es porque no es tan fácil llegar a Estados Unidos a Ligas Menores; si no hay jugadores ahí entonces no hay en Ligas Mayores. Todos sabemos que no son agentes libres como son en los demás países latinos; México es el único del que tienes que irte por la liga. Uno como equipo de Estados Unidos dice: “Puedo firmar a 20 dominicanos por 50 mil dólares, o firmar a uno que a lo mejor me vale 20 mil. Mejor me voy por la cantidad, de los 20 me salen dos, que invertir en uno que a lo mejor no me da”.

___ De los mexicanos que han jugado en Grandes Ligas la mayoría ha sido pitchers, ¿por qué no hay jugadores de cuadro o jardineros?
___ Se puede decir que puede ser el físico mexicano que se da más para catcher, infield o pitcher. Como vemos en el futbol, los mexicanos no somos más rápidos, y para jugar como jardinero tienes que serlo; pero sí somos muy ágiles, muy inteligentes. En el infield tienes que ser rápido con las manos; se han visto defensas de los mejores, mexicanos, de Ligas Mayores, en todo el mundo.

___ ¿Cuál crees que sea tu principal virtud para posicionarte en Grandes Ligas?
___ Para mí, gracias a Dios y a mis padres, es el entrenamiento físico, poder estar seis días a la semana en el gimnasio, tener la mejor condición que pueda, y aparte la dedicación al beisbol. El talento te lleva a cierto nivel, pero poder entrenar en el gimnasio, la agilidad, el otro aspecto del deporte, te lleva a otro, y es lo que me ha ayudado.