AFTEROFFICE
MUNDO

Acecha el fantasma del Alzheimer a EU

Cada año, medio millón de personas mueren en los Estados Unidos a causa del Alzheimer, con lo cual esta enfermedad silenciosa se ha convertido en la tercera causa de fallecimientos en Estados Unidos.
Bloomberg
06 marzo 2014 22:50 Última actualización 07 marzo 2014 12:5
Frío. (Cuartoscuro/Archivo)

Clima

El mal de Alzheimer, conocido principalmente por la pérdida de memoria y la confusión que genera, es probablemente la tercera causa de muerte de Estados Unidos, según un estudio donde se revela que esta enfermedad causa más decesos de los que realmente aparenta. 

Cada año, medio millón de personas mueren en el vecino país del norte a causa del Alzheimer, es decir, cinco veces más que las 83 mil 494 mencionadas actualmente en los certificados de defunción, de acuerdo con la investigación.

Muchas personas no llegan a entender la destrucción provocada por el mal del Alzheimer, que es fatal cuando afecta partes del cerebro que controlan funciones básicas como respirar y deglutir.

La cardiopatía y el cáncer continúan siendo las principales causas en los Estados Unidos. No obstante, de acuerdo con los resultados de este estudio, el mal de Alzheimer reemplazaría a las enfermedades respiratorias como tercera causa, avanzando desde el sexto lugar.

Estas conclusiones deberían alentar la investigación acerca de esta enfermedad, la cual se ha convertido en un factor común en la medida que la población estadounidense envejece, afirmó Bryan James, principal autor y epidemiólogo en el Rush University Medical Center de Chicago.

Actualmente, cuesta más de 200 mil millones de dólares al año atender a pacientes con la enfermedad.

“Pensamos que el mal de Alzheimer recibe poca atención porque no se lo ha considerado una causa de muerte importante, cuando en realidad se ubica entre las tres primeras en el país”, dijo James.

De acuerdo con la revista especializada Neurology, identificar las causas por las cuales muere la gente es sumamente complicado, debido a que en las actas de defunción sólo se especifica la razón última de la muerte, como un paro cardiaco o respiratorio.  


Cadena de acontecimientos

“Todo el mundo sabe que los certificados de defunción no registran el mal de Alzheimer como corresponde”, sostuvo James. “Puede haber una larga cadena de acontecimientos entre el momento de recibir el diagnóstico de mal de Alzheimer y morir años después de neumonía”.

James y sus colegas siguieron a dos grupos de personas que se inscribieron en estudios a largo plazo y aceptaron donar sus cerebros después de su muerte. Observaron quiénes desarrollaron Alzheimer y quiénes no, y luego compararon las tasas de mortalidad entre ambos grupos.

Ninguno de los 2 mil 566 voluntarios mayores de 65 años tenía demencia al comienzo, cuando los inscritos fueron examinados en el Estudio de Órdenes Religiosas y el Proyecto de Memoria y Vejez del Centro Rush. Después de un promedio de ocho años, 559 pacientes desarrollaron Alzheimer y mil 90 murieron. Los pacientes con demencia presentaron probabilidades entre tres y cuatro veces mayores de morir que quienes no recibieron un diagnóstico de Alzheimer. El lapso promedio entre el diagnóstico y la muerte fue menos de cuatro años.

Los investigadores calcularon el número de muertes que podían adjudicarse al mal del Alzheimer, comparando el número de muertes esperadas sobre la base de quienes no padecían la enfermedad con el número de personas que realmente murieron después de recibir un diagnóstico de Alzheimer.

“Las muertes debidas a las otras grandes causas con el tiempo van disminuyendo y la única que crece es el mal de Alzheimer”, aseguró James. “Esto se debe a que encontramos prevenciones y tratamientos efectivos para las otras enfermedades y todavía no lo hemos hecho para el Alzheimer”.