AFTEROFFICE
culturas

Abandono total en zonas marginales de Morelia; el acceso a la cultura es nulo

El gobierno federal, después de varios años de abandono, ha puesto en marcha el Programa Especial de Acción Cultural Michoacán 2014, al que asignó 470 millones de pesos destinados a la construcción de infraestructura y a la realización de actividades artísticas y culturales.
Carmen García Bermejo
04 mayo 2014 22:5 Última actualización 05 mayo 2014 5:0
Aquí comenzó, el 30 de abril, uno de los programas que el Conaculta ha implementado para restablecer el tejido social: Cine en tu comunidad.

Entre los beneficiados del programa está el coro y la Orquesta Comunitaria de Nurío, poblado ubicado en el municipio de Paracho.

MORELIA, Mich.- En las zonas marginadas de esta capital, las actividades artísticas y culturales no existen; no fuera del discurso. Hay poblados enteros del resto del estado en los que niños y jóvenes sólo tienen como esparcimiento y recreación la televisión o la calle. O las dos. Ninguna, si se piensa en las deficientes señales abiertas y la violencia en los vecindarios, que impiden que los niños puedan salir sin la compañía de sus padres.

Los funcionarios federales, estatales y municipales han descuidado esta necesidad social. Michoacán está fragmentado por la violencia. La lucha contra la delincuencia organizada ha dejado en el desamparo cultural a una gran parte de sus habitantes.

Lomas del Durazno es reconocida por la Secretaría de Gobernación como una de las colonias de esta capital con mayor índice delictivo. Aquí los servicios culturales son nulos. Se pueden ver una cancha de futbol y otra de básquetbol. Nada más. Por otro lado, casi nadie la utiliza. Lomas del Durazno se encuentra a 20 minutos del centro, en donde se llevan a cabo famosos festivales internacionales de cine, teatro, música y danza, que nada dicen y nada ofrecen a los lugareños. Les son ajenos, como si se realizaran en otro lugar del mundo, África, Europa o el Lejano Oriente.

El gobierno federal, después de varios años de abandono, ha puesto en marcha el Programa Especial de Acción Cultural Michoacán 2014, al que asignó 470 millones de pesos destinados a la construcción de infraestructura y a la realización de actividades artísticas y culturales.

Aquí comenzó, el 30 de abril, uno de los programas que el Conaculta ha implementado para reestablecer el tejido social: Cine en tu comunidad. Se trata de hacer llegar a poblaciones donde no hay espacios de exhibición cinematográfica la experiencia del séptimo arte. Abarcará 103 de los 113 municipios del estado. Se espera dar 210 funciones hasta el 16 de noviembre, cuando termina la primera etapa.

Rosalía Hernández, vendedora de fruta y vecina de Lomas del Durazno, señala que esta colonia tiene severos problemas porque se han detectado la distribución de droga en pequeñas cantidades, que después son vendidas en diferentes zonas de Morelia.

Esa situación -sostiene- nos tiene muy preocupados. “Debemos cuidar a nuestros jóvenes para que no se junten con los maleantes que la venden o que les ofrecen distribuirla por unos cuantos pesos. Lo que más hace falta es empleo. Tampoco hay lugares donde los niños se diviertan. Apenas el año pasado, un señor que tiene una panadería empezó a poner películas en el barrio y con eso nos entretenemos los domingos. El resto de la semana no hay nada”.

La Compañía Nacional de Danza ofreció el Día del Niño dos funciones en el Teatro Morelos, ubicado en el Centro de Convenciones de Morelia, con capacidad para mil 338 personas. Esta compañía no se presentaba desde hace 25 años.Pese a que la entrada fue gratuita, el escenario no se llenó.

Dentro del Programa Especial de Acción Cultural Michoacán 2014, el titular del Conaculta, Rafael Tovar y de Teresa, hizo la entrega simbólica de libros, equipos de cómputo e instrumentos musicales para distintas zonas de Michoacán. Entre los beneficiados está el coro y la Orquesta Comunitaria de Nurío, poblado ubicado en el municipio de Paracho. La donación: un violín, un oboe, un clarinete, un fagot, un corno, una trompeta y un trombón. Casi nada para satisfacer las necesidades de estos mexicanos.

Nabucodonosor Romero Carlos, director de ese colectivo, explica que el coro y la orquesta están integrados por 218 niños que vieron a través de la televisión que en otros lugares del país había este tipo de agrupaciones musicales.

“En julio del año pasado se iniciaron los cursos de solfeos porque no teníamos instrumentos. Los primeros los compraron algunos padres de familia con su esfuerzo y otros nos los donó el Conaculta. Ahorita sólo 60 integrantes cuentan con algún instrumento, esos los rotamos entre todos”.

El programa se puso en marcha simultáneamente en Apatzingán, Uruapan, Morelia y Pátzcuaro, una de las invitadas fue Lila Downs. Se presentó en la Plaza Vasco de Quiroga de Pátzcuaro con una asistencia de 10 mil personas provenientes de Morelia, Uruapan y Paracho.

Algunos de los habitantes de Pátzcuaro consideraron benéfico este tipo de actividades en el lugar, sobre todo porque fue la primera vez que una artista llegaba a ofrecer un concierto. Emilia Castro tiene 18 años. Cursa el tercer año de secundaria. Cuenta que son pocos los que se atreven a salir después de las ocho de la noche porque en este lugar abundan los secuestros, las extorsiones y los “levantones”.

“Nuestros padres nos prohíben salir solas. Hoy lo hicimos porque vinimos al concierto, pero no es común que suceda. Tenemos el Teatro Emperador donde, a veces, se ofrecen obras o funciones de cine. Pero no siempre hay actividades. Hay una biblioteca, pero no encontramos buenos libros para nuestras tareas, así que mejor nos vamos al café Internet. Dicen que ya va a estar bien la biblioteca, pero no sabemos cuándo”.