AFTEROFFICE
deportes

Aaron Hernández es condenado a cadena perpetua por asesinato

Aaron Hernández, otrora estrella de los Patriotas de Nueva Inglaterra, y considerado en su momento como uno de los mejores en su posición en la NFL, pasará el resto de su vida tras las rejas después de ser hallado culpable de asesinato premeditado.
AP
15 abril 2015 11:51 Última actualización 15 abril 2015 11:52
Hernández miró hacia su derecha y apretó los labios cuando escuchó el veredicto del jurado, que deliberó durante siete días. (AP)

Hernández miró hacia su derecha y apretó los labios cuando escuchó el veredicto del jurado, que deliberó durante siete días. (AP)

FALL RIVER, Massachusetts.- Aaron Hernández, otrora estrella de los Patriotas y considerado en su momento como uno de los mejores en su posición en la NFL, pasará el resto de su vida tras las rejas después de ser hallado culpable de asesinato premeditado.

Un jurado determinó este miércoles que Hernández, de 25 años, mató a tiros a Odin Lloyd el 17 de junio de 2013. El ex tight end recibió la sentencia obligatoria para este delito: cadena perpetua sin derecho a libertad condicional.

Hernández, de origen mexicano miró hacia su derecha y apretó los labios cuando escuchó el veredicto del jurado, que deliberó durante siete días. La madre de Hernández, Terri, y su prometida, Shayanna Jenkins, estallaron en llanto cuando escucharon el fallo. Poco después, Hernández les dijo, "sean fuertes".

Hernández también fue hallado culpable de posesión ilegal de armas de fuego y municiones. La policía sospechó de Hernández casi de inmediato, porque en un bolsillo de Lloyd encontraron la llave de un vehículo alquilado por el jugador de la NFL. Horas después de su arresto, los Patriotas despidieron al tight end, que tenía un contrato por 40 millones de dólares.

La fiscalía presentó amplia evidencia de que Hernández estaba con Lloyd al momento del homicidio, incluyendo un video de las cámaras de seguridad de la mansión del jugador, declaraciones de testigos e información del teléfono celular de Lloyd que registró su paradero.

El abogado de Hernández, James Sultan, admitió por primera vez durante su argumento final que Hernández presenció el asesinato de Lloyd, pero describió a su cliente como un espectador inocente y culpó a sus amigos, Ernest Wallace y Carlos Ortiz. Ambos serán enjuiciados después. Hernández todavía aguarda otro juicio por el tiroteo en el que murieron dos hombres.