AFTEROFFICE
culturas

A escena, un retrato de la primera esposa de Rivera

La historia de la primera esposa del muralista mexicano Diego Rivera, se narra en el monólogo "Quiela", protagonizado por Odille Lauría, que inicia temporada este miércoles en el Foro de las Artes del Centro Nacional de las Artes (Cenart).
Rosario Reyes
02 marzo 2015 22:33 Última actualización 03 marzo 2015 5:0
El monólogo está basado en el libro "Querido Diego, te abraza Quiela", de Elena Poniatowska. (Cortesía)

El monólogo está basado en el libro "Querido Diego, te abraza Quiela", de Elena Poniatowska. (Cortesía)

Sobreponerse al abandono es posible. Incluso vivir una vida apasionante y rica, 40 años después, como lo hizo Angelina Beloff, la pintora rusa que cautivó en París a Diego Rivera, su gran amor. La historia de la primera esposa del muralista mexicano se narra en el monólogo Quiela, protagonizado por Odille Lauría, que inicia temporada este miércoles en el Foro de las Artes del Centro Nacional de las Artes (Cenart).

Basada en el libro Querido Diego, te abraza Quiela, de Elena Poniatowska, la pieza elabora un retrato de la artista que compartió con Rivera los años parisinos, a principios del siglo XX, cuando inspirados por Picasso, Gris, Modigliani y Cézanne buscaban su propio lenguaje artístico. Pero más que eso, la pareja compartió también la miseria, la enfermedad, el frío, la guerra y la muerte de su único hijo; la estocada que Diego no soportó y lo trajo de regreso a México.

“Entonces Quiela (como le llamaba cariñosamente el pintor), vive un doble duelo, porque pierde a su esposo y a su hijo”, reflexiona la actriz.
Si bien la tragedia parece ser el sino de Angelina Beloff, hay, como en todas las historias, luz y oscuridad, contrastes que recoge el libreto escrito por Guillermo León, también director del montaje.

“El libro de Poniatowska termina en que Angelina llega a México. La invitan a un concierto en Bellas Artes y en eso ella cree reconocer a alguien, se acerca, y sí, es Diego Rivera. Él la mira, la saluda y se va, sin reconocerla. ¡Qué horror, qué dramón! Leyendo sus memorias, nos dimos cuenta de que en realidad sí fue un periodo de su vida terrible, pero vivió 40 años después de ese drama”.

Es así que, a través de Quiela, Lauría y León ofrecen una visión distinta al estereotipo de la mujer abandonada por Diego Rivera. “El libro de Poniatowska son 12 cartas que Quiela le escribe a Diego y que él nunca le contesta. Es dolorosísimo, porque ella sigue esperando que él vuelva. ¿Cómo podemos trascender eso, no quedarnos con un discurso de dolor?, eso no ayuda a nadie. Este monólogo es como decir: sí, se puede trascender este tipo de relaciones, queríamos dejar abierta la posibilidad a una relación más constructiva”, explica.

De acuerdo con su biografía, la pintora no vino a México buscando a Rivera, sino por invitación de Germán Cueto, de la dinastía de titiriteros mexicanos para quienes creó marionetas, mientras seguía pintando. “Ella fue activa en el arte mexicano, se volvió marionetista y también ilustradora de los primeros libros de texto de Vasconcelos”, agrega la actriz mexicana radicada en Francia.

Tras estrenarse en 2012 en el Teatro La Capilla, esta obra fue presentada en Francia -de noviembre de 2013 a enero de 2014- como parte de una gira auspiciada por el Fonca y la Comunidad Europea. Fue montada en el Museo L´Orangerie, en el marco de la exposición Diego Rivera/Frida Kahlo. El arte en fusión y llegó a otros foros como la Ciudad Universitaria de París.

Tras cumplir 100 representaciones en su primera puesta en México, el monólogo tendrá una temporada con ocho funciones, los miércoles y jueves de marzo a las 20:00 horas, en el Cenart (Tlalpan y Churubusco, Country club).