AFTEROFFICE
culturas

A 40 años del aniversario luctuoso del escritor Miguel Ángel Asturias 

El Premio Nobel de Literatura 1967, falleció un 9 de junio
de 1974 en Madrid, España. Nació el 19 de octubre de 1899,
en Guatemala, y es es considerado precursor del “boom” hispanoamericano.
Redacción
09 junio 2014 2:27 Última actualización 09 junio 2014 5:0
Su literatura refleja los rasgos nacionales y las tradiciones de los pueblos indígenas de América Latina. (Internet)

Su literatura refleja los rasgos nacionales y las tradiciones de los pueblos indígenas de América Latina. (Internet)

Miguel Ángel Asturias, quien falleció el 9 de junio de 1974 en Madrid, España, es considerado precursor del “boom” hispanoamericano por su experimentación con estructuras y recursos formales propios de la narrativa del siglo pasado.

Miguel Ángel Asturias nació el 19 de octubre de 1899 en Guatemala, donde pasó su niñez y adolescencia. Comenzó sus estudios en la secundaria y el bachillerato del estado; más tarde se licenció como abogado en la Universidad de San Carlos, con la tesis “El Problema Social del Indio”.

En 1922 fundó, junto a otros estudiantes, la Universidad Popular de Guatemala, con la finalidad de ofrecer un espacio para aquellos jóvenes que no podían pagar la universidad, según información del sitio electrónico “biografiasyvidas.com”.

En esa época viajó a Londres, Inglaterra, y a París, Francia, donde estudió lingüística y antropología maya con Georges Raynaud; también publicó su traducción del “Popol Vuh”, junto con José María Hurtado de Mendoza.

Entre sus obras figuran, además, las novelas “El Papa verde” (1954), “Mulata de Tal” (1963) y “Viernes de dolores” (1972); los cuentos “El espejo de Lida Sal” (1967) y “Tres de cuatro soles” (1971); así como las obras teatrales “Soluna” (1955), “La audiencia de los confines” (1957) y “Chantaje y Dique seco” (1964).

También cultivó la poesía en piezas como “Anoche, 10 de marzo de 1543” (1943), “Ejercicios poéticos en forma de soneto sobre temas de Horacio” (1951), “Bolívar, Canto al libertador” (1955) y “Clarivigilia primaveral” (1965).

A lo largo de su trayectoria fue galardonado en múltiples ocasiones, destacan el Premio Lenin de la Paz (1966) y el Premio Nobel de Literatura (1967), que recibió por su literatura viva y que refleja los rasgos nacionales y las tradiciones de los pueblos indígenas de América Latina.