AFTEROFFICE
Buena Vida
 

500 noches de Bohemia Latina

El café bar 500 noches debe su nombre a 19 días y 500 noches de Joaquín Sabina y tiene como ingredientes a la música y la literatura para acompañar tus alimentos. El año próximo abrirán una sucursal en Coyoacán.
Lizbeth Hernández
13 diciembre 2016 23:39 Última actualización 14 diciembre 2016 4:55
(El Financiero)

(El Financiero)

Para la fiesta y la bohemia los mexicanos se pintan solos. Ese fue el motivo que llevó a los socios de 500 Noches a abrir espacios dedicados a la buena comida, en donde la música y la literatura integran un concepto redondo para pasarla bien.

El nombre de la cadena de café-bar está inspirado en una canción de Joaquín Sabina, 19 días y 500 noches. En las paredes del lugar cuelgan fotografías de Pablo Milanés, José José y Fernando Delgadillo, las cuales están acompañadas de frases de García Márquez, Jaime Sabines y Eduardo Galeano.

Varios libros forman parte de la decoración, todos de autores latinoamericanos, pero también están ahí para quien los quiera leer antes, durante o después de disfrutar sus alimentos.

“Es un homenaje a nuestros creadores, a los maestros de la literatura y de la música. Quisimos montar lugares acogedores en los que la gente la pase bien sin importar su estado de ánimo”, explica Carlos Aranda, socio de la cadena que tiene locales en Tuxtla Gutiérrez, San Cristóbal y Comitán, en Chiapas; León y Celaya, en Guanajuato; además de dos sucursales en Mérida, Yucatán. Están próximos a abrir uno en la Ciudad de México, en Coyoacán, el año entrante.

Lo del estado de ánimo es cierto. Confiesan que lo mismo es escenario de románticos para celebrar aniversarios que de quienes sufren penas de amor. Desde el miércoles y hasta el sábado hay trovadores y cantantes que, acompañados de cuerdas y cajones, hacen las tardes y las noches más amenas.

1
 

 

(El Financiero)

Se caracterizan por promover productos nacionales. Tienen más de 50 etiquetas de cervezas artesanales, vino de Ensenada y Guanajuato, además de bodegas australianas y francesas que completan la propuesta enológica de nueve países más.

La propuesta culinaria no se queda atrás, lo mismo se puede disfrutar un ceviche peruano acompañado de chicharrón de calamar y leche de tigre, que unas arepas de chistorra con chiles serranos, o un filete de res acompañado de croquetas de puré de papa en salsa de cerveza oscura.

1
 

 

(El Financiero)

“El diseño del menú también es un homenaje a los creadores. Muchos platillos llevan el nombre de quien los inspiró; el Pulpo Neruda tiene adobo de chiles y va cocinado a la plancha”, explica David Molina, chef de la sucursal Santa Lucía en Mérida, Yucatán.